Cómic, Reseñas

“Cielos radiantes”, de Jiro Taniguchi

Sinopsis: Una noche, Kazuhiro Kubota, un padre de familia con exceso de trabajo, choca contra un joven motero, Takuya Onodera. Uno muere en el acto, el otro sobrevive milagrosamente. Cuando Takuya sale del coma, su familia descubre, desconcertada, que no sólo sufre amnesia, sino que también ha cambiado de personalidad…
La conciencia de Kazuhiro Kubota se despierta en el cuerpo del joven, como si le ofrecieran la última oportunidad de comprender lo que de verdad era importante en su vida. Pero el tiempo apremia: Takuya va recuperando la memoria, mientras que el espíritu de Kazuhiro intenta retomar el contacto con su familia. Y la convivencia de dos almas en un solo cuerpo no resultará fácil.

Cielos radiantes

Reseña: Jiro Taniguchi nos suele hablar en sus historias de gente corriente: obras como ‘El gourmet solitario’, ‘El caminante’ o ‘El almanaque de mi padre’, por citar algunos ejemplos de su extensa obra. Y a veces, hay un ligero componente fantástico en esas historias, como en ‘Barrio lejano’ (uno de mis mangas favoritos) la reciente ‘Los guardianes del Louvre’ (que en breve citaré en el blog)  o en la obra de la que hoy os voy a hablar: ‘Cielos lejanos’. 

Conoceremos a dos personajes totalmente opuestos, pero que tendrán la fatalidad de encontrarse en un terrible accidente: Kazuhiro Kubota, un padre de familia, y Tayuka Onodera, un joven motorista. La culpa del accidente la tiene Kazuhiro, que debido al exceso de trabajo, circula sin prestar atención en su coche cuando se lleva por delante a Tayuka… pero éste consigue sobrevivir, aunque queda en coma, no como Kazuhiro, que muere en el acto.

Pero por increíble que parezca, quien despierta del coma en el cuerpo de Tayuka no es otro que Kazuhiro, que utilizando el cuerpo del joven, tratará de acercarse por todos los medios a su familia. Y es que quiere aprovechar esta ‘oportunidad’ a toda costa. Aunque cuando la conciencia de Tayuka empieza a emerger, queda claro que ambos no pueden coexistir y Kazuhiro debe aceptar que ha llegado la hora de irse definitivamente…

Mientras es Kazuhiro la ‘voz cantante’, y se recupera en casa de la familia de Tayuka, que dan por buena la explicación de que tiene amnesia y que por tanto no alberga recuerdos de ellos, tratan de hacer su vida lo más agradable posible, incluso la madre valora este nuevo carácter ‘más adulto’. Y es cuando Tayuka vuelve a su cuerpo cuando se ejerce un interesante diálogo interior entre el hombre y el joven acerca de su familia tras haber visto la situación desde una perspectiva algo distinta.

El componente dramático es parte importante de la historia, y el esperado ‘reencuentro’ de Kazuhiro con su familia, cuando al fin creen que ese joven alberga el ‘espíritu’ del hombre es de lagrimilla total.

El estilo de Jiro Taniguchi es siempre claro, un manga muy ‘limpio’ visualmente, personajes expresivos y llenos de carácter, y además al tener un sentido de lectura ‘occidental’ lo hacen especialmente recomendable para introducir a lectores no acostumbrados al manga en el mundillo.

Sin duda, un manga que os gustará, aunque no ha conseguido desbancar a mi ‘top’ de favoritos de este autor. Puntuación: 4/5.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s