Reseñas

“La muerte del comendador”, de Haruki Murakami (Libro 1)

Sinopsis: En plena crisis de pareja, un retratista de cierto prestigio abandona Tokio en dirección al norte de Japón. Confuso, sumido en sus recuerdos, deambula por el país hasta que, finalmente, un amigo le ofrece instalarse en una pequeña casa aislada, rodeada de bosques, que pertenece a su padre, un pintor famoso. En suma, un lugar donde retirarse durante un tiempo. En esa casa de paredes vacías, tras oír extraños ruidos, el protagonista descubre en un desván lo que parece un cuadro, envuelto y con una etiqueta en la que se lee: «La muerte del comendador». Cuando se decida a desenvolverlo se abrirá ante él un extraño mundo donde la ópera Don Giovanni de Mozart, el encargo de un retrato, una tímida adolescente y, por supuesto, un comendador, sembrarán de incógnitas su vida, hasta hace poco anodina y rutinaria.

la muerte del comendador

Reseña: He reseñado algunas obras en el blog de Murakami (Hombres sin mujeres, El elefante desaparece o Después del terremoto) pero cuando leí las que más me gustaron de él no me dedicaba a tener un blog “de forma profesional” (Espero que las comillas queden claras). Por tanto se quedaron sin reseña por el momento mis obras favoritas: Kafka en la orilla, Crónica del pájaro que da cuerda al mundo o La caza del carnero salvaje.

Qué quiero decir con esta introducción? Que hubo un tiempo que estuve como loca con este autor. Libro que sacaba, libro a por el que iba corriendo, hasta que las decepciones fueron llegando una tras otra. El elefante desaparece, After dark, Pinball 1973 (sé que esta es antigua, pero en el orden de publicación nos llegó hace relativamente poco). En fin, que ya me estaba olvidando del señor Murakami cuando apareció La muerte del comendador.

Para ser justa, diré que pasé de comprarlo, aunque me hacía ojitos desde las estanterías. Bueno, ojitos mucho no puede hacerme con ese rostro-sin-rostro, pero lo tuve en las manos varias veces hasta que vi que ya había salido el segundo y ya hice un salto de fe y me compré no el primero, sino los dos. El cementerio es para los valientes, queda claro.

480 páginas de Murakami para reencontrarnos con el autor y disfrutar en cierto modo de la historia. Por qué en cierto modo? Porque da la sensación que por momentos la trama no avanza hacia ninguna parte. Gran parte de culpa se la atribuyo al por desgracia frecuente “Momento Flashback” que nos regala el autor. Constantemente el protagonista va tirando para atrás en sus recuerdos y nos va así reconstruyendo la historia de su vida y de cómo ha llegado hasta la situación en la que se encuentra.

Cuando halla en el desván el cuadro de La muerte del Comendador que da título a la novela, las cosas parecen coger un poco más de ritmo pero durante toda la lectura tienes la sensación de estar volviendo al pasado para conocer cosas que no te interesan. Continuos recuerdos de su hermana menor, o diversas alusiones a qué hizo en cuanto supo que su mujer le dejaba y llega hasta la cabaña donde tiene lugar esta historia. Como lectora hubiera agradecido mantenerme en el presente ya que personalmente tampoco encontré especialmente revelador ninguno de esos recuerdos más allá de cuando sueltan información realmente importante para conocer mejor al protagonista.

Además tal vez es una sensación propia, pero me ha parecido que hay algún fallo de traducción. Efectivamente ya no son los traductores habituales de Murakami, pero como digo, tal vez se trata de una percepción particular en algunas frases en las que no encontré mucho sentido, pero esto no es algo que le baje la puntuación ya que como siempre, Tusquets luce una buena edición.

Por no mencionar el final de la novela. No, no es el final, lo sé, pero hay unas escenas en los últimos compases de la novela que no me gustaron en absoluto, y como no es ningún spoiler lo voy a comentar. El protagonista recibe el encargo de pintar el retrato de una niña, apenas una adolescente. La conversación con ella, es “casualmente” sobre el tamaño de sus pechos, ya que a ella le preocupa su desarrollo y tú, como lectora, te tienes que tragar que durante unas 6 páginas de conversación una joven se confiesa ante alguien que apenas conoce de nada (Además un señor) sobre este asunto mientras le hacen un retrato. Claro, claro. Aporta algo a la obra? NO ROTUNDO.

En resumen: A la espera de leer el segundo tomo, por ahora voy a valorar la obra con un 3/5 porque no puedo negar que sí que he encontrado parte del Murakami “del pasado” que me hizo disfrutar tanto con mis obras preferidas y engancharme irremediablemente al libro (a pesar de los pasajes en los que no pasa absolutamente nada). Eso sí, os va a apetecer un montón escuchar ópera y música clásica, así que os recomiendo tener a mano spotify o vuestro servicio de música preferido para acompañar la lectura. 

Puedes conseguirlo en Amazon (incluye mi enlace de afiliación).

3 comentarios en ““La muerte del comendador”, de Haruki Murakami (Libro 1)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s